Detrás de los titulares: El mito de un asedio israelí sobre Gaza

Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, 17 de agosto 2014

Cargamento de medicamentos ingresando a Gaza el 17-08-2014
Cargamento de medicamentos ingresando a Gaza el 17-08-2014

Hamas quiere que el mundo crea que lanzó sus cohetes contra ciudades y pueblos israelíes en un intento de «poner fin al asedio.» Nada podría estar más lejos de la verdad.

No hay un «asedio» israelí en la Franja de Gaza. En primer lugar, Gaza tiene fronteras, no sólo con Israel, sino con Egipto también. Hay 13 kilometros (8 millas) de frontera entre Gaza y Egipto. Ese país, y no Israel, controla el paso de Rafah en Gaza que ha sido utilizado principalmente por personas que viajan desde y hacia Egipto, y de allí al resto del mundo.

Lo más importante, en los últimos cuatro años se ha permitido ingresar bienes para  Gaza desde Israel, a excepción de armas y una breve lista de productos de doble uso que podrían ser aprovechados por los terroristas. La prohibición de las armas y las restricciones a productos de doble uso se derivan del hecho de que desde 2007, Gaza ha sido gobernado por una organización terrorista, es decir, Hamas, cuyo objetivo declarado es la destrucción de Israel. Estas limitaciones existen únicamente para proteger a los ciudadanos de Israel de los ataques terroristas de Hamas.

No sólo alimentos, medicamentos, combustible y ayuda entran libremente en todo momento, pero en tiempos de paz, las materias primas y bienes de consumo de todo tipo se transfieren todos los días de Israel a Gaza a través de los cruces terrestres. Los tipos y cantidades de bienes de consumo son determinados por los comerciantes palestinos y dependen principalmente de las reglas del mercado en Gaza. Para los más ricos, Gaza ofrece una variedad de oportunidades de consumo, de un centro comercial de tamaño modesto hasta restaurantes de lujo. Incluso durante las últimas hostilidades en Gaza, un periodista internacional informó sobre compras en uno de los supermercados de Gaza, que ofrecen «todo tipo de bienes.»

Teniendo en cuenta la libre entrada de casi todos los bienes, es imposible pretender legítimamente que la Franja de Gaza está sitiada. Por ejemplo, en los primeros cinco meses de 2014, más de 18.000 camiones con casi 228.000 toneladas de suministros entraron en Gaza. Se incluyen en las entregas materiales de construcción: desde enero, más de 4.680 camiones que transportaban 181.000 toneladas de cemento, madera, grava, hierro y otros materiales de construcción pasaron por la tierra cruce de Kerem Shalom hacia Gaza. Además de facilitar la transferencia de bienes, la ayuda humanitaria y de los combustibles, Israel también suministra la Franja de Gaza con 10 millones de metros cúbicos (2,6 mil millones de galones) de agua al año y más de la mitad de su electricidad.

Mientras que Israel enfrenta la grave amenaza de los terroristas en Gaza, todavía permite el movimiento supervisado de personas hacia Israel. En los primeros cinco meses de 2014, alrededor de 60.000 personas ingresaron a Israel desde la Franja de Gaza. Muchos de ellos eran pacientes y sus acompañantes que recibieron tratamiento médico en Israel y en otros lugares, mientras que un gran número de hombres de negocios y comerciantes de Gaza también visitaron Israel. A la luz de todos estos hechos, no sólo es obvio que no hay «un estado de sitio» en Gaza, y también no es razonable decir que en su conjunto la Franja de Gaza está bajo bloqueo israelí.

Los activistas anti-israelíes a menudo citan el bloqueo marítimo como prueba de un bloqueo general sobre la propia Gaza, pero esto es deliberadamente engañoso. En los tiempos modernos, Gaza se ha basado casi exclusivamente en los cruces terrestres para la importación de bienes: nunca ha tenido el tipo de puerto capaz de manejar contenedores de transporte (y sólo tenía un aeropuerto que funcionó durante aproximadamente tres años).

El bloqueo marítimo es legal según el derecho internacional. En 2011, un panel especial convocado por el secretario general de la ONU Ban Ki-moon, examinó el bloqueo marítimo. El Panel de la ONU encontró tanto el bloqueo naval y su aplicación, incluso en aguas internacionales, de ser legal. Este panel de expertos hizo hincapié en que toda la ayuda a Gaza debe transferirse sólo a través de los pasos fronterizos terrestres designados. El Grupo Especial constató también que Israel tiene legítimas preocupaciones de seguridad con respecto a la violencia por parte de Hamas y que el tráfico de armas a Gaza obligó a Israel a imponer un bloqueo naval. Repetidos intentos de contrabando de armas peligrosas a través del mar – incluyendo potentes cohetes de largo alcance de Irán – atestiguan el hecho de que el bloqueo marítimo es una medida de seguridad esencial.

De hecho, los peligros planteados por Hamas están bien documentados. Es reconocido internacionalmente como una organización terrorista, incluiyendo a la Unión Europea, Australia, Japón, Egipto y los EE.UU.

La difícil situación económica de la Franja de Gaza no se debe a un bloqueo mítico, sino al gobierno de una organización terrorista reconocida no dedicada al bienestar de su pueblo, sino a la violencia y la destrucción. Cuando Israel se retiró de Gaza en 2005, su aspiración era que la Franja de Gaza se convertiría en un territorio próspero y pacífico. Estas esperanzas y planes concretos para el desarrollo de Gaza, se vieron frustradas por los ataques terroristas y transfronterizos incesantes con cohetes, sobre todo después de que Hamas tomó el control en 2007.

Mas aún, los recursos existentes de Gaza se abusan sistemáticamente por Hamas para sus propios objetivos nefastos. Enormes cantidades de dinero se utilizan para la adquisición y producción de armas, entrenamiento y financiación de los terroristas, la construcción de las infraestructuras terroristas y el enriquecimiento de los líderes de Hamas. Cantidades inimaginables de cemento fueron desviados de la construcción de viviendas, escuelas y hospitales para la construcción de una ciudad subterránea de túneles y bunkers de terror por los miembros de Hamas.

Hamas quiere que el mundo crea que lanzó sus cohetes contra ciudades y pueblos israelíes en un intento de «poner fin al asedio.» Hamas desea que la comunidad internacional piense que está actuando en interés de los residentes de Gaza. Nada podría estar más lejos de la verdad.

Si Hamas se preocupara por el bienestar de los civiles en Gaza, no habría iniciado las hostilidades actuales con sus ataques con cohetes. Habría aceptado el alto el fuego propuesto por Egipto ya el 15 de julio (antes de que comenzara la operación terrestre), salvando muchas vidas en ambos lados. Habría respetado los numerosos ceses del fuego humanitarios que Israel inició en beneficio de los residentes de Gaza. Lo más revelador, no habría lanzado los frecuentes ataques con cohetes y morteros al cruce fronterizo de Kerem Shalom, principal punto de entrada a Gaza de bienes y ayuda humanitaria.

Lo que Hamas realmente desea es avanzar en su agenda para destruir a Israel. Esta organización terrorista busca acabar con todo tipo de control o supervisión sobre lo que entra y sale de Gaza para que pueda importar libremente armas ofensivas, incluyendo cohetes de largo alcance, explosivos, tecnologías militares, entrenadores terroristas, fondos y suministros para sus infraestructuras terroristas. Ninguna de estas cosas ayudarán a los residentes de Gaza; sino que sólo servirá para inflamar conflictos futuros.


Traducido del inglés por Peter Salamon;
Articulo original  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.