El Último Viaje…

Nagyvarad, Hungría, 5 de Junio 1944… hace casi 72 años…

Estaban todos en casa de los abuelos, Yosef y Etelka. estaba su mamá Elizabeth (Bogy), su papá, Endre (Bandi), la tía Ekaterina (Katy), y por casualidad de la vida, la prima Paulina (Peszy), que los habia estado visitando, todos, de la familia Salamon.

No era una reunión familiar como usualmente eran… era una reunión triste, ya que en cualquier momento les tocarían la puerta y los llevarían a un camión, cada uno con la una maleta que les habian ordenado llenar con sus pertenencias…

Y tocaron la puerta… y salieron todos, uno a uno, Marika en manos de su mami… Marika tenía solo 1 añito. Rodeados de soldados, los llevaron hacia un camión que esperaba en la cercanía. Uno a uno, caminaban apesumbrados, no sabiendo a donde los llevaban. Como ellos, tambien los vecinos caminaban llevando sus maletas… Marika estaba calladita, su mami la tenía apretadita contra su pecho, acariciandole la cabecita sonriéndole… Marika sonreía de  regreso, se sentía protegida, ya que su mami y su papi estaban con ella… y también el  abuelo y la abuela… que felicidad…!

1943 Nagyvarad_Marika
Marika Schwartz Salamon (1943-1944)

Subieron al camión, que los llevaba a la estación de trén. Pero el trén era distinto… solo tenia vagones. Uno despues del otro, los vagones fueron llenados, y entre ellos, el abuelo, la abuela, la mami, el papi y la prima… subieron a un vagón… No habian sillas, sólo el suelo de madera. Uno a uno se acomodaron sobre sus maletas, todos muy cerca el uno al otro.

El recorrido fué largo… 3-4-5 dias por lo menos… Budapest, Bratislava, Brno, Ostrava, Katowice hasta llegar al pequeño pueblito de Oswiecim. El idioma que escuchaban ya no era hungaro, tampoco checo… ahora los gritos de los soldados eran en alemán… Las puertas del vagón se abrieron, y los gritos de los soldados se oían por todas partes… rauss! juden rauss!!! era auschwitz…

Los hicieron formar una larga cola… y los hicieron esperar su turno… caminaban hacia adelante lentamente… el olor del sitio era insoportable… y poco a poco caminaban hacia adelante. Marika estaba en manos de la prima Peszy… llegaron al principio de la cola, donde estaba un oficial uniformado y con un traje blanco de doctor… Mengele.

Mengele miró a Peszy con Marika en sus brazos, y le preguntó quien es la madre de la niña? Elizabeth indicó que ella era la madre… Mengele le dijo a Peszy que entregara a la niña a su madre… y asi lo hizo.

Mengele le indicó a uno por uno, Yosef, Etelka, Bogy, Marika, Bandi, que vayan por el lado izquierdo. A Peszy le dijo que vaya por el lado derecho… fué la última vez que Peszy los vió…

Los llevaron a una habitación grande, les ordenaron que se desnuden, los metieron en una gran cámara con cabezales de ducha… los asesinaron con gas ziklon… y después los quemaron…

A Yosef SALAMON z»l, mi abuelo, lo asesinaron porque era Judío
a Etelka GRUNBAUM z»l, mi abuela, la asesinaron porque era Judía
a Elizabeth SALAMON z»l, mi tía, la asesinaron porque era Judía
a Marika SCHWARTZ_SALAMON z»l, mi prima hermana, la asesinaron porque era Judía
a Bandi SCHWARTZ z»l, mi tío, lo asesinaron porque era Judío
a Katy SALAMON z»l, mi tía, la asesinaron porque era Judía

Marika tenía sólo 1 añito… y la asesinaron porque era Judía… tenía sólo 1 añito…

יהיה זכרם ברוך


Los detalles de lo arriba descrito fueron obtenidos de boca de Paulina (Peszy) Wolf  Salamon z»l, quien formó parte del grupo familiar, y fué la única del grupo que sobrevivió la Shoah.
Peter Salamon, 
vispera del día del Holocausto (Yom Hashoah), 2016.

El fanatismo y el Holocausto

El autor de este mensaje es el Dr. Emanuel Tanay, 1928-2014, judío sobreviviente del Holocausto, y conocido y muy respetado psiquiatra forense radicado en los EUA.

Un hombre, cuya familia pertenecía a la aristocracia alemana antes de la Segunda Guerra Mundial, fue propietario de una serie de grandes industrias y haciendas. Cuando se le preguntó ¿cuántos de los alemanes eran realmente nazis?, la respuesta que dio puede guiar nuestra actitud hacia el fanatismo.
«Muy pocas personas eran nazis en verdad» dijo, «pero muchos disfrutaban de la devolución del orgullo alemán, y muchos más estaban demasiado ocupados para preocuparse. Yo era uno de los que sólo pensaba que los nazis eran un montón de tontos.
Así, la mayoría simplemente se sentó a dejar que todo sucediera. Luego, antes de que nos diéramos cuenta, los nazis eran dueños de nosotros, se había perdido el control y el fin del mundo había llegado. Mi familia perdió todo. Terminé en un campo de concentración y los Aliados destruyeron mis fábricas…

Se nos dice que la gran mayoría de los musulmanes sólo quieren vivir en paz. El hecho es que los fanáticos dominan el Islam, tanto en este momento como en la historia. Son los fanáticos los que marchan. Se trata de los fanáticos los que producen guerras. Se trata de los fanáticos los que sistemáticamente masacran cristianos o grupos tribales en África y se van adueñando gradualmente de todo el continente en una ola islámica. Estos fanáticos son los que ponen bombas, decapitan, asesinan. Son los fanáticos los que toman mezquita tras mezquita.

Fanatismo: apasionamiento  y  tenacidad  desmedida  en  la  defensa  de  creencias  u  opiniones especialmente  religiosas  o  políticas.

Se trata de los fanáticos los que celosamente difunden la lapidación y la horca de las víctimas de violación y los homosexuales. Se trata de los fanáticos los que enseñan a sus jóvenes a matar y a convertirse en terroristas suicidas. El hecho cuantificable y duro es que la mayoría pacífica, la «mayoría silenciosa» es intimidada e imperceptible.

La Rusia comunista estaba compuesta de los rusos, que sólo querían vivir en paz. Sin embargo, los comunistas rusos fueron responsables por el asesinato de cerca de 50 millones de personas. La mayoría pacífica era irrelevante

La enorme población de China era también pacífica, pero los comunistas chinos lograron matar la asombrosa cifra de 70 millones de personas.

El individuo japonés medio antes de la Segunda Guerra Mundial no era un belicista sádico. Sin embargo, Japón asesinó y masacró, en su camino hacia el sur de Asia Oriental, en una orgía de muerte que incluyó el asesinato sistemático, a 12 millones de civiles chinos, la mayoría muertos por espada, pala y bayoneta.

Y, ¿quién puede olvidar Ruanda, que se derrumbó en una carnicería?… ¿Podría no ser dicho que la mayoría de los ruandeses eran amantes de la paz?

Las lecciones de la historia son con frecuencia increíblemente simples y contundentes. Sin embargo, a pesar de todos nuestros poderes de la razón, muchas veces perdemos el más básico y sencillo de los puntos: Los musulmanes amantes de la paz se han hecho irrelevantes por su silencio. Los musulmanes amantes de la paz se convertirán en nuestro enemigo si no se pronuncian, porque al igual que mi amigo de Alemania, se despertarán un día y encontrarán que los fanáticos los poseen, y el fin de su mundo habrá comenzado. Los alemanes, amantes de la paz, japoneses, chinos, rusos, ruandeses, serbios, afganos, iraquíes, palestinos, somalíes, nigerianos, argelinos, y muchos otros han muerto a causa de que la mayoría pacífica no se pronunció hasta que fue demasiado tarde.
En cuanto a nosotros, que somos espectadores ante los eventos en desarrollo, debemos prestar atención al único grupo que cuenta: los fanáticos que amenazan nuestra forma de vida.
Por último, cualquiera que duda de que la cuestión sea grave y elimina este mensaje sin reenviarlo, está contribuyendo a la pasividad que permite a los problemas expandirse. Por lo tanto, entiéndete un poco a ti mismo y envía esto una y otra vez!
Esperemos que miles de personas, en todo el mundo, lean y piensen sobre este tema antes que sea demasiado tarde.

Profesora Claude Benoit 
Facultad de Filología
Departamento de Filología francesa
Blasco Ibáñez 32
46010 – Valencia – España


YouTube

 

Rutka Laskier, un diario del Holocausto

En 2006 salió a la luz el diario de Rutka Laskier, en él se recogen las vivencias de esta niña judía de 14 años en el gueto de Będzin (Polonia) en 1943. Hoy, su hermana viaja a Polonia para conocer cómo fue su vida antes del Holocausto y hablar con las personas que la conocieron.

 


«El Diario de Rutka» fue escrito por Rutka Laskier, una joven polaca que fue matada por los nazis en 1943. En él relata sus miedos, sus experiencias, sufrimientos y amores en el gueto hasta su trágico final. Luego de años de haber sido guardado por una señora, el Museo de la Memoria Yad Vashem lo ha publicado en hebreo y en inglés. En Polonia comparan este diario con el de Ana Frank.


Published on Feb 10, 2013
This tribute is in honor of a 14 year old jewish girl that perished during the holocaust. She kept a diary over a span of about 4 months before she was murdered in Auschwitz.

Yair Lapid en la estación de tren 17 de Berlín – יאיר לפיד בטקס ברציף 17 בגרמניה

Yair Lapid (en hebreo יאיר לפיד) (Tel Aviv, Israel, 5 de noviembre de 1963) es un político israelí, actor, escritor, periodista, conductor de televisión y presentador de noticias. Fundó el partido político Yesh Atid en el 2012. En las elecciones de enero del 2013 su partido se convirtió en el segundo más grande de la Knessset luego del Likud, con el cual formó coalición de gobierno. En marzo del mismo año asumió como Ministro de Economía.

Hijo del político Yosef Tommy Lapid y la escritora Shulamit Lapid, está casado con la periodista Lihi Lapid, con quien tiene tres hijos, y viven en Ramat Aviv.

Lapid comenzó su carrera periodística como corresponsal militar para el ejército israelí en la revista semanal, Ba-Mahane («En el Campamento»). También escribió para el periódico Maariv de corriente mainstream. En 1988 fue nombrado director de la edición de Tel Aviv publicada por el periódico del grupo Yedioth Ahronoth. En 1991 comenzó a escribir una columna semanal en el suplemento del fin de semana en un diario de circulación nacional, al principio en Maariv y más tarde con su competidor, Yedioth Ahronoth. Su columna, llamada «¿Dónde está el dinero?» se convirtió en su lema en la búsqueda de un cargo político.

En 1994 comenzó a conducir los viernes por la noche el principal programa de entrevistas del Canal 1, y ese mismo año tuvo un papel como actor en la película israelí, «El canto de la sirena». Presentó un talk show en el canal 3 de televisión, y desde 1999 fue anfitrión de otro programa de esas características en el Canal 2. Publicó siete libros y escribió una serie dramática llamada «War Room», que salió al aire en el Canal 2 en 2004.

En 2005 Lapid fue votado como el 36º israelí más importante de todos los tiempos, en una encuesta realizada por el sitio web de noticias israelí Ynet.

En enero de 2008 Lapid fue el anfitrión de «Ulpan Shishi», los viernes por la noche, en el Canal 2. Ese año, su primera obra, «La edad adecuada para el amor», fue interpretada en el Teatro Cámeri.

 

The Last Korczak Boy

 Itongadol/AJN.- Itzchak Belfer es el último de los sobrevivientes del orfanato que fue llevado adelante por el médico y pedagogo Yanusz Korczak, en la ciudad polaca de Varsovia, en la Segunda Guerra Mundial. Hoy a sus 90 años, este artista israelí recuerda sus días en aquel lugar, donde los seres humanos eran tratados con la misma dignidad y consideración que los adultos. Y recalca que Korczak está siempre con él tanto en el pensamiento como en el espíritu.

Kocsak fue director del orfanato desde 1912- Cuando la Segunda Guerra Mundial estalló en 1939, Korczak primero se negó a aceptar la ocupación alemana y prestar atención a sus regulaciones, sin embargo, cuando los Judios de Varsovia fueron obligados a mudarse a un ghetto, Korczak reorientó sus esfuerzos en los niños de su orfanato.
A pesar de las ofertas de sus amigos polacos esconderlo en el lado «ario» de la ciudad, Korczak se negó a abandonar a los niños. Belfer fue uno de esos niños y en realidad nunca dejó el orfanato gracias a que el recuerdo del médico polaco y educador que lo salvó vive en sus dibujos y pinturas, en las que describe la obra de Korczak y su asistente, Stepha Wilczyńska, en el orfanato, su amor por los niños y su total dedicación a salvarlos, lo que llevó a su trágico final.
Es que Korczak, cuyo nombre real era Henryk Goldszmith, murió el 5 de agosto de 1942, durante una ola de deportaciones desde el ghetto, en el que los nazis lo detuvieron junto a sus 200 niños. Marcharon en filas a la Umschlagplatz con Korczak en la delantera. Él nunca abandonó a sus hijos, incluso hasta el final.
Korczak y los niños fueron enviados a Treblinka, donde todos fueron asesinados. En la famosa novela ‘El pianista’, publicada en 1946 por Wladyslaw Szpilman, se cuenta cómo el doctor Korczak «les dijo a los huérfanos, sonriendo, que se preparasen para ir de excursión; cambiarían el aire opresivo de la ciudad por praderas con flores, arroyos donde bañarse y bosques con fresas y setas para comer. Les dijo que se pusieran su mejor ropa, y así vestidos salieron al patio, formaron una fila de a dos, felices y sonrientes. Al frente iba el doctor Korczak cogiendo la mano a un niño. Delante de ellos iba un oficial de las SS».

Published on Apr 15, 2015

Itzchak Belfer never really left Yanusz Korczak’s orphanage on Krochmalna Street in Warsaw, Poland. Even though he is now 90 years old, a well-known Israeli artist, he will always be little Itzchakele from Warsaw, and Korczak is always with him in thought and spirit. The Polish doctor and educator lives on in Belfer’s drawings and paintings, and Yanusz Korczak’s spirit dwells in the artist’s soul.

Belfer shares with us his amazingly clear memories from the orphanage on Krochmalna Street in pre-World War II Warsaw. He reveals Korczak’s unique view of children as, first of all, human beings to be treated with the same dignity and consideration as adults.

He warmly describes the work of Korczak and his assistant, Stepha Wilczyńska, at the orphanage, their love for the children and their total dedication to saving them, which led to their tragic end.

Janusz Korczak

(Source: Yad Vashem) http://www.yadvashem.org/yv/en/holoca…

(Pen name of Henryk Goldszmit; 1878/9-1942)

Polish Jewish doctor, author and educator. Born in Warsaw to an assimilated Jewish family, Korczak dedicated his life to caring for children, particularly orphans. He believed that children should always be listened to and respected, and this belief was reflected in his work. He wrote several books for and about children, and broadcast a children’s radio program. In 1912 Korczak became the director of a Jewish orphanage in Warsaw.

When World War II broke out in 1939, Korczak first refused to accept the German occupation and heed their regulations (consequently spending time in jail). However, when the Jews of Warsaw were forced to move into a ghetto, Korczak refocused his efforts on the children in his orphanage. Despite offers from Polish friends to hide him on the «Aryan» side of the city, Korczak refused to abandon the children.

On August 5, 1942, during a 2-month wave of deportations from the ghetto, the Nazis rounded up Korczak and his 200 children. They marched in rows to the Umschlagplatz with Korczak in the lead. He never abandoned his children, even to the very end. Korczak and the children were sent to Treblinka, where they were all murdered.

‘Yo Vencí a Hitler’: Irene Shashar (nee Lewkowicz)

Revista Caretas

Irene Shashar
Irene Shashar (nee Lewkowicz)

«Son flashes, momentos”, explica a su manera. “Solo recuerdo la diaria lucha por sobrevivir, por comer, por esconderme”. Irene Shashar mira las fotografías e intenta conectarlas con los pedazos de su memoria. “No tuve calendarios ni noción de continuidad de lo que sucedió”, dice. Sabe que fue afortunada. Tenía solo un año cuando el blitzkrieg nazi arrasó Polonia. Era el 1 de setiembre de 1939.

Irene Shashar se llamaba entonces Irene Lewkowicz Kirszenbeg. Era solo una niña más en medio del enorme ghetto judío de Varsovia. No tenía idea de lo que significaba Treblinka ni de la realidad que vivía Europa. Sobibor, Majdanek, Chelmno, Belzec, Auschwitz. Todo lo que estaba en el horizonte había sido diseñado para quebrar el espíritu de los hombres. ¿Qué podía hacer una niña al respecto? Solo intentar ser invisible. Fue así que Irene sobrevivió seis años junto a su madre, Helena. Vivieron en cubículos, armarios y demás rincones inhóspitos. Ambas lograron escapar por el desagüe del ghetto, junto a las ratas.

En el París de la posguerra la situación empezó a mejorar. Helena Lewkowicz puso a su hija en el orfelinato Le Manoir de Denouval, en un pueblo llamado Andrésy, a 50 km al oeste de la capital.

Irene Lewkowicz y su madre, Helena Lewkowicz, Paris 1946
Irene Lewkowicz y su madre, Helena Lewkowicz, Paris 1946

La pequeña Irene era la única niña polaca entre tantos huérfanos franceses. Allí aprendió a leer y escribir por primera vez. Era 1946. Dos años después, Helena moriría de un ataque al corazón. “Tenía 10 años cuando la perdí”, recuerda Shashar. “Su único propósito en la vida fue salvarme a mí, antes que salvarse a sí misma”.

En julio de 1948 alguien más decidió salvarle la vida. Esta vez fue Don Isaak, viejo patriarca de la familia Topilsky. Él sabía que su hijo Michel vivía con relativa comodidad junto a su nuera Felicia, prima hermana de Helena Lewkowicz. Ellos también eran sobrevivientes del Holocausto. Tal vez por eso al tío abuelo Isaak Topilsky le pareció natural que ellos se hiciesen cargo de la aún pequeña Irene. Fue así como la niña fue a parar a la calle Prescott 236, en San Isidro, Lima.

Irene Lewkowicz, Felicia y Michel Topilski. Lima
Irene Lewkowicz, Felicia y Michel Topilski. Lima

Isaak Topilsky viajó con ella al Perú. Nunca más se apartó de su lado. Falleció el 12 de abril de 1954.

Irene se graduó en el primer puesto de la primera promoción del Colegio León Pinelo. Luego estudió lingüística en la Universidad de Nueva York y, finalmente, respondió al llamado de la sangre al viajar a Israel. Iba a quedarse tres semanas pero terminó asentándose durante cuarenta años. Allí se casó, tuvo a sus dos hijos y se convirtió en profesora de la Universidad Hebrea de Jerusalem.

Años más tarde viajó a Polonia con su hija. Allí descubrió que su certificado de nacimiento había desaparecido junto al de miles de personas. Los nazis le habían quitado hasta su identidad.

Dice que nunca sintió pena. “Me siento orgullosa de haber sobrevivido”, concluye. La felicidad plena, sin embargo, llegó recién con el primer nieto. “Mis hijos no tenían abuelos”, explica, como quien habla de una ausencia inocultable en la familia. “Cuando fui abuela recién me di cuenta de que había vencido a Hitler”, confiesa. “Yo vencí a Hitler. Él murió, yo estoy viva. La tercera generación es la prueba.” Hoy, su nieto Yarden tiene 11 años de edad.

Cuando recuerda lo más difícil, piensa en el sentido que tuvo su propia existencia. “Soy sobreviviente y debo merecerme serlo”, se repite a sí misma. “No hay casualidad: hay causalidad. Sobreviví para ser la voz de aquellos que no pudieron hacerlo”. Y mientras lo dice no dejan de abrazarla y saludarla y pedirleselfies y autógrafos. Es la ponente principal de un evento en el Museo de la Comunidad Judía del Perú. Pero para ella es solo un día más de vida.


(Escribe: Carlos Cabanillas, Revista Caretas)

Auschwitz

Published on Feb 3, 2015

Auschwitz, a brand new 15-minute documentary on the history of the Nazi death camp, produced by Steven Spielberg and narrated by Meryl Streep, will be permanently installed at the Auschwitz Memorial. The documentary had its premiere yesterday, in the presence of 300 Holocaust survivors. #PastIsPresent #Auschwitz70 – with USC Shoah Foundation