Israelíes desarrollaron el primer análisis de sangre para detectar el cáncer de mama

24.08.2014 11:11  | 

Israelíes desarrollaron el primer análisis de sangre para detectar el cáncer de mama

  Itongadol/AJN.- La prueba está ahora disponible en Israel e Italia, y está siendo sometida a ensayos clínicos para recibir la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.

Después de ocho años de minuciosa investigación, la compañía de ciencias israelí, Eventus Diagnostics (EventusDx), elaboró un análisis de sangre para la detección precoz del cáncer de mama.
La prueba está ahora disponible en Israel e Italia, y está siendo sometida a ensayos clínicos para recibir la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.
Esta es la primera prueba de sangre que puede revelar el cáncer. Su innovación radica en su examen de anticuerpos en la sangre para detectar este tipo de cáncer específico.
La bióloga molecular Galit Yahalom – que dirige el equipo de investigación en las oficinas y laboratorio de EventusDx, ubicado en Moshav Ora fuera de Jerusalem – explica el avance al diario israelí ISRAEL21c.
«Durante la última década, hemos sabido que hay una conexión entre el cáncer y el sistema inmunológico», afirmó Yahalom, una madre de 43 años que estuvo trabajando en este proyecto desde sus inicios.
«Sabemos que reconoce el cáncer como un enemigo externo que debe ser destruido. Es posible que cada uno de nosotros hayamos tenido casos de cánceres que ignorábamos, porque nuestro sistema inmunológico los destruyeron cuando aún eran muy pequeños. Por alguna razón, el sistema inmunológico de las personas con cáncer no está funcionando correctamente», explicó.

It is simple, believe it or not… it is only a matter of wanting it.

I am a student of history, humanity’s history and in particular the history of my own people, the Jews. I love history because it has so many lessons to teach us, but unfortunately we human beings insist in experiencing everything anew, instead of just learning from the stupid things we have done in the past. This goes all the way back to Adam and Eve, whom we should really blame for the way things are today. Because of them we humans are destined to struggle between good and evil… as individuals, as tribes, as communities and as organized countries… (instead of enjoying the benefits of paradise).

I am proud of the fact that we wrote the book of instructions regarding how to deal with good and evil… and also of the fact that we gave it out for free to anyone that is willing to follow the instructions. We even wrote a summary of the instructions for those lazy to read the entire book: «you shall not kill», «you shall not steel», «you shall honor your father and mother»… and so on…
We humans are a diverse group… there is everything among us, the good, the bad and the ugly, and that includes members of my own tribe as well (the Jews). But all in all, we have not fared bad at all, here we are, after 3000+ years, still kicking and very much alive… why? because our majority of associates followed the instructions… we stuck to the moral imperative that governs our lives (we call it Torah).

As a people, we are not better or worse than any other people… we are just different, we stick to our own people and our own beliefs… and those beliefs are not too difficult to understand, and when trying to summarize what keeps us going, I would say two things: «God is One» and «Love others as you love yourself»… in keeping up with those two principles me, you and the rest of humanity could fare pretty well in life… we did.

Speaking of life, that is another thing we cherish above all other things… LIFE. No matter whose it is, Jew or non Jew, life is the top most item in our priorities list. Above honor, above any principles whatever they might be. Life is a gift each of us is given for a short period of time, and no one (human) has the right to take it away from us… the only one that can take that gift away from us is the one that gave it to us to begin with… (God that is).

Unfortunately not everyone understands this… not only that, but for the last 3000+ years we have been bullied, oppressed, massacred, burned, killed for being what we are…: Jews. Why? Because of what we are…: we believe in one God, and we follow a moral imperative.

The list of those that did not like us and treated us “with extreme prejudice” is very long, so long that it makes any book about the history of the Jews a very lengthy reading affair… and the almost last ones in the list were the nazis… who in trying to contribute to the above list made killing the Jew into a science… creating the “final solution”. As a result. my grandfather Josef, my grandmother Esther, my aunt Elizabeth, her husband Bandy, their 4 year old child, and my cousin, Miriam, and my other aunt Katy, were loaded together into a train like cattle, taken to Auschwitz, gassed to death and burned in an oven…

For 3000+ years we have had a relation with the land of Israel. We built it, «they» destroyed it and we were banished, we re-built it «they» destroyed and we were banished again… we put it in our prayer books, so as to remind us daily that we had a pending issue, to go back to Jerusalem and re-build it again… and finally, we managed to do it. It was a long struggle, but we finally managed and in 1948 we declared ourselves an independent state, a nation among the nations… and were able to fulfill an ancient desire, as reads one of the sentences in our national antem (Hatikva): “…to be a free people in our land…” (…להיות עם חופשי באצנו…).
It has been 66 years since then. And the list of disgruntled humans mention above keeps growing… We have neighbors that still do not agree with our existence as a State, and of course as Jews. “…kill the Jews…” “…throw the Jews to the sea…” was and is their mantra.

But now, the situation is a bit different, as we can fight back;  and not only are we fighting for our continuing being Jews, we were fighting for our home as well. We were blessed with resourceful leaders, who from the beginning set the governing lines in the correct path… we were to be self-sufficient in as much as we could, we should be able to feed ourselves on our own, to defend ourselves on our own, and being that God did not bless us with oil as it did with our neighbors, we should strive to invest and develop the only asset we had at hand… us human beings. And all of the above we did, and let me tell you, it was not an easy task, but we made it.

We have done in 66 years what no other country in the world has done. We are the only democracy in this part of the Middle East, where justice and equality prevail, and yes, we are a Jewish country, we are the country of the Jews. We are the only country in the Middle East where we can live in democracy with equal rights and duties for their Jewish citizens, the Christian citizens, Muslim citizens and so on… and we are proud of it.

The world we live in is a world where a large amount of its inhabitants have lost their way as humans. The most barbaric events are taking place in many many places around the world. Again, it is not the first time something like this happens, but I do believe we are working ourselves into one of those peaks in the history of humankind similar to the peak we had during 1939-1945, when humankind lost its ways and the righteous nations and righteous leaders of the world had to intervene to straighten things out.
We are being threatened today by muslim fundamentalism. It has been slowly slowly acquiring momentum for the last 3-4 decades… and it is threatening the world, as german nazis threatened the world 80 years ago: with a criminal ideology of race supremacy where the non arians had to be destroyed. Today, the underlying principle is the same one…: a criminal ideology of race and ideological supremacy, where the infidels (the non muslim) have to be destroyed.

The difference between 80 years ago and these times are many and very dangerous. Today it is not a country doing these atrocities, today there are terrorist groups spread all over an area of this world doing the work, call them hamas, hisballa, boko haram, muslim brothers, al kaeda, ISIS, daesh and what have you… they all have in common that their only aim is death, terror, destruction and more over, they are all parasites, unproductive “humans”, that get their funds from evil masterminds such as Iran and Kattar, who play the role of innocent law abiding countries with a respectful place in the community of countries while feeding terror in the world.

And here we are, we Jews of Israel, in the middle of the lions den, dealing with our neighbors. Notice something important, that the moment any of our neighbors realized that we the Jews are here to stay, that we Israel is here to stay, and were willing to accept us as neighbors and desist from the idea of trying to annihilate us, we made peace with them. Today, after almost 30 years, we have a neighborly relation with Egypt, trade between Egypt and Israel is slowly flourishing, Arkia airline flies to Cairo and so on…. The same goes with Jordan, where Jordanian trucks travel to Ashdod to pick up their merchandise to bring back, Jordanian airlines fly to Ben Gurion Airport, etc. It was a slow lengthy road, but it did happen.

We have no grudge against the Palestinian people, the same as with Egypt and Jordan, in the final analysis we will come to an agreement with them, and finally create a situation of at least friendly neighborhood. But, we do have a grudge with hamas… they want to annihilate us Jews, and we are not going to allow them to do so. It is a sad situation the one in Gaza with hamas, and the one in Lebanon and Syria with hisbala. But the solution is simple: Stop trying to kill us!

One last word about the death of civilians in wars. We are trying to avoid it as much as possible… but war is not a party… war is a cruel and dehumanizing experience for any two parties involved. But, sometimes you have to do what you have to do, Eisenhower bombed and razed many german cities before the Nazis were stoped, Harry Truman bombed Hiroshima and Nagasaki… to end the war with Japan… they had no choice in order to avert a bigger massacre, they did what they had to do.

We are not sorry we are strong. We are not sorry we have a powerful army. We are not sorry we have developed “Iron dome” to destroy misiles aimed at our people, It is all keeping us alive, and we will continue defending ourselves… (please note that we have a “Defense Ministry” and our army is called the “Israel Defence Forces”, we do not have a War Ministry in our country). We are not sorry that we have created a disproportionate situation, we are not sorry for not having been able to feed the world press with photographs of thousands of dead Jewish children… every life is precious to us.

banderitaIt is an easy proposition… all we ask is that our neighbors let us live our lives in peace. All we want is to farm our land, engage in our businesses, care for our families, develop ourselves as a just society, and whatever we create that could be beneficial, share it with the world… It is not much to wish for…

Peter Salamon, August 2014

Innovaciones Israelies en el centro de Investigación y Desarrollo de Microsoft Israel

Innovaciones Israelies en el centro de Investigación y Desarrollo de Microsoft Israel

Israeli innovation at ThinkNext, Microsoft Israel R&D center:
An application that advises on what’s good (or bad) for you to eat, a service which encourages safe driving and an application which reminds you to take your medication on time, are just a few out of many new exciting technologies that were presented at the Israel innovation at Microsoft Israel’s ThinkNext convention.
Please credit the MFA of the state of Israel for any use of this video.
Visit the MFA’s Social Media Channels:
Facebook –
http://www.facebook.com/IsraelMFA
http://www.facebook.com/IsraeliVibe

Twitter –
http://www.twitter.com/Israel
http://www.twitter.com/IsraelMFA

Find us on Instagram:
@IsraelMFA & @StateOfIsrael

Detrás de los titulares: El mito de un asedio israelí sobre Gaza

Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, 17 de agosto 2014

Cargamento de medicamentos ingresando a Gaza el 17-08-2014
Cargamento de medicamentos ingresando a Gaza el 17-08-2014

Hamas quiere que el mundo crea que lanzó sus cohetes contra ciudades y pueblos israelíes en un intento de «poner fin al asedio.» Nada podría estar más lejos de la verdad.

No hay un «asedio» israelí en la Franja de Gaza. En primer lugar, Gaza tiene fronteras, no sólo con Israel, sino con Egipto también. Hay 13 kilometros (8 millas) de frontera entre Gaza y Egipto. Ese país, y no Israel, controla el paso de Rafah en Gaza que ha sido utilizado principalmente por personas que viajan desde y hacia Egipto, y de allí al resto del mundo.

Lo más importante, en los últimos cuatro años se ha permitido ingresar bienes para  Gaza desde Israel, a excepción de armas y una breve lista de productos de doble uso que podrían ser aprovechados por los terroristas. La prohibición de las armas y las restricciones a productos de doble uso se derivan del hecho de que desde 2007, Gaza ha sido gobernado por una organización terrorista, es decir, Hamas, cuyo objetivo declarado es la destrucción de Israel. Estas limitaciones existen únicamente para proteger a los ciudadanos de Israel de los ataques terroristas de Hamas.

No sólo alimentos, medicamentos, combustible y ayuda entran libremente en todo momento, pero en tiempos de paz, las materias primas y bienes de consumo de todo tipo se transfieren todos los días de Israel a Gaza a través de los cruces terrestres. Los tipos y cantidades de bienes de consumo son determinados por los comerciantes palestinos y dependen principalmente de las reglas del mercado en Gaza. Para los más ricos, Gaza ofrece una variedad de oportunidades de consumo, de un centro comercial de tamaño modesto hasta restaurantes de lujo. Incluso durante las últimas hostilidades en Gaza, un periodista internacional informó sobre compras en uno de los supermercados de Gaza, que ofrecen «todo tipo de bienes.»

Teniendo en cuenta la libre entrada de casi todos los bienes, es imposible pretender legítimamente que la Franja de Gaza está sitiada. Por ejemplo, en los primeros cinco meses de 2014, más de 18.000 camiones con casi 228.000 toneladas de suministros entraron en Gaza. Se incluyen en las entregas materiales de construcción: desde enero, más de 4.680 camiones que transportaban 181.000 toneladas de cemento, madera, grava, hierro y otros materiales de construcción pasaron por la tierra cruce de Kerem Shalom hacia Gaza. Además de facilitar la transferencia de bienes, la ayuda humanitaria y de los combustibles, Israel también suministra la Franja de Gaza con 10 millones de metros cúbicos (2,6 mil millones de galones) de agua al año y más de la mitad de su electricidad.

Mientras que Israel enfrenta la grave amenaza de los terroristas en Gaza, todavía permite el movimiento supervisado de personas hacia Israel. En los primeros cinco meses de 2014, alrededor de 60.000 personas ingresaron a Israel desde la Franja de Gaza. Muchos de ellos eran pacientes y sus acompañantes que recibieron tratamiento médico en Israel y en otros lugares, mientras que un gran número de hombres de negocios y comerciantes de Gaza también visitaron Israel. A la luz de todos estos hechos, no sólo es obvio que no hay «un estado de sitio» en Gaza, y también no es razonable decir que en su conjunto la Franja de Gaza está bajo bloqueo israelí.

Los activistas anti-israelíes a menudo citan el bloqueo marítimo como prueba de un bloqueo general sobre la propia Gaza, pero esto es deliberadamente engañoso. En los tiempos modernos, Gaza se ha basado casi exclusivamente en los cruces terrestres para la importación de bienes: nunca ha tenido el tipo de puerto capaz de manejar contenedores de transporte (y sólo tenía un aeropuerto que funcionó durante aproximadamente tres años).

El bloqueo marítimo es legal según el derecho internacional. En 2011, un panel especial convocado por el secretario general de la ONU Ban Ki-moon, examinó el bloqueo marítimo. El Panel de la ONU encontró tanto el bloqueo naval y su aplicación, incluso en aguas internacionales, de ser legal. Este panel de expertos hizo hincapié en que toda la ayuda a Gaza debe transferirse sólo a través de los pasos fronterizos terrestres designados. El Grupo Especial constató también que Israel tiene legítimas preocupaciones de seguridad con respecto a la violencia por parte de Hamas y que el tráfico de armas a Gaza obligó a Israel a imponer un bloqueo naval. Repetidos intentos de contrabando de armas peligrosas a través del mar – incluyendo potentes cohetes de largo alcance de Irán – atestiguan el hecho de que el bloqueo marítimo es una medida de seguridad esencial.

De hecho, los peligros planteados por Hamas están bien documentados. Es reconocido internacionalmente como una organización terrorista, incluiyendo a la Unión Europea, Australia, Japón, Egipto y los EE.UU.

La difícil situación económica de la Franja de Gaza no se debe a un bloqueo mítico, sino al gobierno de una organización terrorista reconocida no dedicada al bienestar de su pueblo, sino a la violencia y la destrucción. Cuando Israel se retiró de Gaza en 2005, su aspiración era que la Franja de Gaza se convertiría en un territorio próspero y pacífico. Estas esperanzas y planes concretos para el desarrollo de Gaza, se vieron frustradas por los ataques terroristas y transfronterizos incesantes con cohetes, sobre todo después de que Hamas tomó el control en 2007.

Mas aún, los recursos existentes de Gaza se abusan sistemáticamente por Hamas para sus propios objetivos nefastos. Enormes cantidades de dinero se utilizan para la adquisición y producción de armas, entrenamiento y financiación de los terroristas, la construcción de las infraestructuras terroristas y el enriquecimiento de los líderes de Hamas. Cantidades inimaginables de cemento fueron desviados de la construcción de viviendas, escuelas y hospitales para la construcción de una ciudad subterránea de túneles y bunkers de terror por los miembros de Hamas.

Hamas quiere que el mundo crea que lanzó sus cohetes contra ciudades y pueblos israelíes en un intento de «poner fin al asedio.» Hamas desea que la comunidad internacional piense que está actuando en interés de los residentes de Gaza. Nada podría estar más lejos de la verdad.

Si Hamas se preocupara por el bienestar de los civiles en Gaza, no habría iniciado las hostilidades actuales con sus ataques con cohetes. Habría aceptado el alto el fuego propuesto por Egipto ya el 15 de julio (antes de que comenzara la operación terrestre), salvando muchas vidas en ambos lados. Habría respetado los numerosos ceses del fuego humanitarios que Israel inició en beneficio de los residentes de Gaza. Lo más revelador, no habría lanzado los frecuentes ataques con cohetes y morteros al cruce fronterizo de Kerem Shalom, principal punto de entrada a Gaza de bienes y ayuda humanitaria.

Lo que Hamas realmente desea es avanzar en su agenda para destruir a Israel. Esta organización terrorista busca acabar con todo tipo de control o supervisión sobre lo que entra y sale de Gaza para que pueda importar libremente armas ofensivas, incluyendo cohetes de largo alcance, explosivos, tecnologías militares, entrenadores terroristas, fondos y suministros para sus infraestructuras terroristas. Ninguna de estas cosas ayudarán a los residentes de Gaza; sino que sólo servirá para inflamar conflictos futuros.


Traducido del inglés por Peter Salamon;
Articulo original  

¡Perdón Israel!

Si la ferocidad judeófoba se hiciera realidad y pudiese barrer al Estado de Israel de la faz de la tierra, es probable que se escriban artículos como el que sigue. Por razones de espacio, sólo llega hasta los Acuerdos de Oslo.

Empezaría así:

¡Qué lástima! ¡Qué tragedia! ¡Qué error!

Desapareció Israel y se produjo un agujero negro que no se sabe cómo rellenar. No aprendimos de Europa: asesinó a 6 millones de judíos con profundo arraigo e importó muchos más millones de musulmanes que, en gran parte, son agresivos y se resisten a integrarse.

¡Perdón, Israel!
No advertimos que durante dos mil años de exilio anhelaste resucitar. Y lo empezaste a hacer con renovada fuerza hacia fines del siglo XIX con el idealismo sionista. Un idealismo joven, ilustrado, sufriente y constructivo. Oleadas entusiastas se alejaron de los pogromos o abandonaron comodidades para arar en el desierto, secar pantanos y forestar entre las piedras. Nada quitaron a los pocos vecinos árabes que vivían en la antigua Judea y Samaria, abandonadas y despreciadas por el arcaico imperio otomano. Al revés, el progreso que produjeron atrajo a muchos egipcios y sirios. Es decir, no sólo hubo inmigración judía, también la hubo árabe, que siguió a la judía.

¡Perdón, Israel!
Porque no reconocimos que mucho antes de tu independencia luchaste por ella al combatir contra el imperio otomano en la Primera Guerra Mundial, confiando en que los ingleses –más ilustrados y modernos– ayudarían a tu completa resurrección, como prometieron en su Declaración Balfour. Pero los ingleses pronto traicionaron su palabra. Toleraron pogromos en Tierra Santa y aceptaron que el muftí de Jersualén importara el nazismo y el antisemitismo que pactó con Hitler y Ante Pavelic. Además, Gran Bretaña bloqueó la inmigración judía con impiadosos libros blancos y saboteó la autodefensa judía al quitar armas a sus guardianes. Fue perverso. Pero pese a esas dificultades los sionistas continuaron desarrollando el país con rutas, escuelas, nuevas poblaciones, bosques, arte, cultivos, hospitales, centros de educación superior e instituciones democráticas.

¡Perdón, Israel!
Porque ayudaste con mucho sacrificio a los Aliados en la Segunda Guerra Mundial. Pero los Aliados ni siquiera bombardearon los campos de exterminio ni las vías que conducían a ellos. Y después de la guerra ni siquiera apuraron tu independencia. Al contrario, hubo que sudar en las Naciones Unidas para conseguir algo. En esa instancia, la ilusión soviética de que Israel podría ser un Estado comunista produjo la histórica Declaración Gromyko. Entonces se llegó al 29 de noviembre de 1947, en que una mayoría de los países miembros votaron la partición de Palestina en dos Estados: uno árabe y otro judío. Al Estado judío se le otorgaba la parte más desértica del país y se fijaron sus fronteras lejos de Jerusalén. Pese a ello, los judíos aceptaron y celebraron la resolución. No la aceptaron los árabes. Además, prometieron “arrojar los judíos al mar” y dejar empequeñecidas las matanzas de Gengis Jan. Quienes dudan o niegan esto que relean la prensa de entonces.

¡Perdón, Israel!
Porque en aquellos meses decisivos el mundo se negó a ayudarte. Ningún país accedió a venderte armas debido a que estaban seguros de tu derrota y, como cadáver, no las podrías pagar. La comunidad judía de Tierra Santa tuvo que defenderse con uñas y dientes, sola, frente a seis feroces ejércitos enemigos.
¡Perdón, Israel! Porque no escuchamos tu Declaración de Independencia, que ofrecía paz a los árabes; y esto no fue machacado en contra de la agresión que sufrías. ¡Los ejércitos invasores no fueron condenados! A la inversa, hasta había oficiales ingleses y nazis en sus filas.

«Durante casi dos décadas no se habló de un Estado árabe palestino, sino solamente de destruir a Israel. Para colmo, mientras en Israel su pacífica población árabe se integraba y mejoraba el nivel de vida, en los campos de refugiados palestinos se padecía hambruna, enfermedad y un cultivo incendiario del odio. Fortunas se gastan en esos campos, pero no para resolver su dolor, sino para mantenerlo«

¡Perdón, Israel!
Porque en la desesperada defensa que debías realizar bajo condiciones tan adversas se produjeron refugiados árabes. Y no se realizaron esfuerzos para reubicarlos, compensarlos e integrarlos, como se hizo con las decenas de millones de refugiados alemanes, griegos, indios, pakistaníes y de otros países que habían sufrido guerras. Por el contrario, se decidió mantenerlos encerrados en miserables campos de concentración para utilizarlos como un futuro instrumento de guerra contra Israel. Hasta se les prohibió comprar propiedades en sus nuevos países de residencia. Perdón, Israel, porque no fue denunciada con fuerza esta cínica discriminación que practican los mismos Estados árabes contra los árabes provenientes de Palestina. Son los únicos refugiados a los que se niega integrarse en los lugares donde residen; para que algún día te ahoguen, Israel.

¡Perdón, Israel!
Porque no hubo protestas contra la expulsión de enteras comunidades judías que perpetraron los países árabes. Ochocientas mil personas debieron dejar sus hogares con lo que tenían puesto. Era en venganza por haber sufrido una derrota humillante. Y, de paso, convertir en realidad el anhelo nazi de territorios Judenrein. Había caído el nazismo, pero no su máxima ambición.

¡Perdón, Israel!
Porque en aquellos años muy difíciles Occidente mantuvo el embargo de armas sólo contra ti, debido a que ese embargo no funcionaba con los árabes. El único país que entonces se atrevió a contradecirlo fue Checoslovaquia. Tu defensa era frágil, Israel, y estabas pasando por graves problemas internos. ¡Hay que recordar! Recibías largas columnas de sobrevivientes del Holocausto, que llegaban enloquecidos y trastornados, y que antes Gran Bretaña no les permitió desembarcar. Recibías a los centenares de miles de refugiados judíos que llegaban de los países árabes. No tenías suficiente comida y tuviste que imponer el racionamiento. Simultáneamente, debías seguir vigilando tus fronteras, que no era tales, sino precarias líneas de cese del fuego.

¡Perdón, Israel!
Porque el mundo no exigió que las porciones de Palestina que quedaron en manos de Jordania y Egipto se convirtiesen en un Estado árabe palestino. No. Judea, Samaria y Jerusalén Oriental fueron anexadas por Transjordania, que cambió su nombre debido a esta transgresión, pasándose a llamar Jordania (ambas márgenes del río Jordán). Y Egipto se quedó con Gaza. Ni una sola protesta contra este robo a los habitantes árabes de Palestina por parte de sus mismos hermanos. Ni una.
Durante casi dos décadas no se habló de un Estado árabe palestino, sino solamente de destruir a Israel. Para colmo, mientras en Israel su pacífica población árabe se integraba y mejoraba el nivel de vida, en los campos de refugiados palestinos se padecía hambruna, enfermedad y un cultivo incendiario del odio. Fortunas se gastan en esos campos, pero no para resolver su dolor, sino para mantenerlo. ¡Perdón, Israel! Porque el mundo no insiste en este punto.

¡Perdón, Israel!
Porque desde que se firmó el armisticio (1949) hasta la Guerra de Suez (1956), Egipto entrenaba fedayines que partían desde Gaza con el propósito de cometer la mayor cantidad posible de asesinatos contra civiles. No hubo protestas ni condenas por esa criminal agresión. Ninguna.
En 1956 estalló el conflicto por el Canal de Suez. Israel necesitaba poner fin a la incesante incursión de fedayines. Quería hacer saber al presidente Naser que sus delitos no serían tolerados. En poco tiempo conquistó Gaza y la entera Península del Sinaí. Pero un acuerdo de Estados Unidos y la Unión Soviética exigió el inmediato retiro de Israel, sin que obtuviera ningún compromiso sobre el cese de las incursiones de fedayines. Sólo consiguió que un contingente de la ONU patrullase su frontera.
Los atentados contra Israel prosiguieron, como era de prever. No sólo desde Egipto, también desde Siria y Jordania. En 1967 Naser decidió borrar a Israel de una santa vez. Se armó y desafió sin disimulo. Bloqueó el Golfo de Akaba. Llenó de tropas el Sinaí. Manifestó que se lanzaría a una guerra despiadada desde el sur, mientras Siria bombardearía desde el norte. Exigió que las tropas de la ONU se fueran, para tener abierta su llegada al corazón de Israel.

¡Perdón, Israel!
El mundo no se manifestó contra este inminente genocidio. Un genocidio de verdad. La ONU, en vez de aumentar su dotación de fuerzas para impedir la matanza, obedeció a Naser. Entonces Israel, ante un riesgo mortal, tomó la iniciativa poco antes que sus enemigos. Fue la Guerra de los Seis Días, en que derrotó a Egipto, Siria y Jordania.
Pero de nuevo el mundo no fue justo con Israel. Resonaba en todos los medios internaciones la exigencia de que Israel se retirase de los territorios conquistados. Era el triunfador y debía comportarse como el vencido. Era la primera vez en la historia del mundo que se realizaba semejante inversión de roles. Los diplomáticos no accedieron a respaldar la legítima exigencia de Israel para que terminase la hostilidad árabe. No machacó sobre el deber árabe de reconocer a Israel y permitir que esa región empezara a vivir en paz. Una paz duradera. No. Predominó la tesis de que Israel debía retirarse sin exigir nada. Como si hubiera sido quien había deseado esa desproporcionada guerra. Los dirigentes de los países árabes se reunieron en Jartum (Sudán) y firmaron los célebres y nefastos Tres Noes: no al reconocimiento de Israel, no a la paz con Israel y no a las negociaciones con Israel. Semejante ofensa y agresividad no fue replicada por el mundo como merecía. Y las consecuencias se hicieron sentir. Porque siguió el clima de guerra, la inseguridad y el cultivo del odio.

¡Perdón. Israel!
Mientras, en los territorios que antes habían pertenecido a Egipto, Siria y Jordania, los árabes recibieron buen trato por parte de las autoridades israelíes. Sus municipios continuaron siendo gobernados por árabes, lo mismo que sus mezquitas, escuelas, centros de salud, organizaciones sociales y demás instituciones. Empezaron a mejorar su nivel económico por la afluencia de turistas y el intercambio comercial con el resto de Israel. Sus espacios eran recorridos sin problemas. No había muros de separación ni checkpoints. Muchos jóvenes que habían sido jordanos empezaron a estudiar en establecimientos israelíes.
Hasta que el clima de mutuo acercamiento fue roto por los atentados de varios grupos terroristas, en especial la OLP. Baste de ejemplo el asesinato de atletas israelíes en las Olimpíadas de Munich.
***
En octubre de 1973 Egipto sorprendió a Israel durante el recogimiento de Iom Kipur. Su inesperado ataque le dio una gran ventaja. Siria atacó por el norte. La conflagración fue más sangrienta que nunca. Israel podía ser derrotado y, en consecuencia, desaparecer. Es el único país del mundo que no puede permitirse una sola derrota, porque implicaría su extinción. ¡Perdón, Israel! Porque el mundo se limitó a contemplar. Tras duras batallas, Israel logró expulsar al invasor. Entonces comenzaron las negociaciones, que exigían –otra vez– retiradas israelíes sin compromisos de la otra parte. Los sacrificios y esfuerzos sólo debía hacerlos Israel. Nada importante se pedía a los Estados árabes. Basta con leer la prensa de ese tiempo. ¡Cuánta discriminación!
Unos cinco años después el presidente Anuar el Sadat de Egipto se ofreció a visitar Israel como gesto de buena voluntad. Israel lo aceptó enseguida, con enorme júbilo. Sadat se asombró por la vibrante bienvenida que le dio la población, que hizo flamear banderitas de Egipto e Israel en el camino que llevaba del aeropuerto hasta Jerusalén. Como registra la historia, este gesto fue recompensado por Israel con enormes concesiones: devolvió pozos petroleros, carreteras y aeropuertos en el Sinaí, cedió los hermosos centros turísticos que había construido en Sharm el Sheik y Taba. Incluso ofreció entregarle la Franja de Gaza, pero Egipto prefirió no hacerse cargo de los palestinos que allí vivían. Fue otra prueba del inconfesado malestar que le producen.
Las organizaciones guerrilleras palestinas, con apoyo soviético y cubano, ignoraron el camino de la paz y aumentaron sus ataques contra objetivos civiles. La OLP se hizo fuerte en Jordania e intentó apoderarse de su Gobierno.

Entonces el rey Husein no tuvo piedad y lanzó sus tropas contra ella. Siria no le permitió refugiarse en su territorio. Los palestinos, cercados, sufrieron la muerte de unas veinte mil personas. Los jefes de la OLP consiguieron llegar al Líbano y, desde allí, organizaron nuevas incursiones asesinas contra Israel. ¡Perdón, Israel! El mundo no condenó con fuerza semejante conducta. La paz con Egipto había demostrado la voluntad conciliadora de Israel y ya no se justificaba seguir con estas agresiones. Pero los atentados no cesaban. Entonces Israel se vio obligado a ingresar en el Líbano para terminar con la plaga. Por desgracia, los conflictos étnicos, religiosos y políticos que existían en ese país agravaron esa trágica conflagración. Finalmente, la cúpula de la OLP decidió emigrar a Túnez.

Pero la acción corrosiva de las organizaciones guerrilleras envenenaron la atmósfera en los llamados territorios ocupados (que Israel tuvo la prudencia de no incorporar a su soberanía, como había hecho Jordania en 1949). El resultado fue un levantamiento llamado Intifada que sorprendió tanto a israelíes como a árabes.

Mientras, el mapa del Medio Oriente sufría graves sacudones: en Irán se impuso el régimen de los ayatolás y pronto estalló una espantosa guerra entre ese país e Irak. En el sur del Líbano se afirmó la organización chiita Hezbolá. Después Irak se apoderó de Kuwait y estalló la primera Guerra del Golfo. El líder de la OLP se embanderó con el presidente de Irak, que terminó derrotado.
Fue el momento en que Israel consideró posible llegar a un acuerdo con la desprestigiada OLP. El debilitado Arafat aceptó participar en las conferencias de Oslo y se dieron grandes pasos hacia un arreglo amistoso. A partir de ese momento, y gracias a la aparente buena disposición de los árabes, Israel permitió que los árabes de Palestina consiguieran lo que jamás tuvieron en toda su historia: un Gobierno autónomo. Nunca, pero nunca, los árabes de Palestina pudieron obtener semejante institución. Entendemos que no les alcanza, que quieren más, que prefieren un Estado independiente. Muy atendible. Pero ese Estado será viable en la medida en que esté comprometido con la paz y el desarrollo. No para imitar a Hamás y construir túneles que permitan asaltos al corazón de Israel o acumular perversamente misiles y explosivos en escuelas, hospitales y mercados para que no se los pueda combatir sin generar víctimas civiles.

¡Perdón, Israel!
Por no exigir a la Autoridad Palestina –que existe gracias a ti– una conducta orientada hacia una paz confiable y duradera. Por no exigirle que estimule sentimientos de confraternidad con los judíos. Por no acusarla de permitir –y estimular– prédicas llenas de odio.


Publicación Original: El Medio

Marcos Aguinis

Marcos Aguinis

Escritor. Columnista de La Nación (Argentina). Caballero de las Letras y las Artes (Francia) y doctor honoris causa por las universidades de Tel Aviv (Israel) y San Luis (Argentina).

 

The truth about the United Nations

Autor: Danny Ayalon, Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel

Published on Feb 20, 2014
Ambassador Danny Ayalon spreads the truth about the UN. Hypocrisy and cynicism have taken over the United Nations, the delegitimization perpetrators and Israel boycotters take advantage of the UN’s image as an advocate of human rights in order to pass anti-Israeli resolutions which attempt to isolate Israel. It is important to spread the truth that the UN has been transformed into a political arena by undemocratic states who trample on human rights, and UN resolutions must be treated accordingly».